sábado, 1 de septiembre de 2018

VIOLENCIA DOMESTICA- RECURSO PARA JUECES EN AUSTRALIA


( traduccion on line al español de pagina : https://womensagenda.com.au/latest/eds-blog/myths-about-domestic-violence-debunked/



Las mujeres raramente mienten, no pueden 'simplemente irse' , marcharse no siempre detendrá la violencia: los mitos sobre violencia domestica que se desacreditaron

Se ha actualizado un recurso para jueces en Australia que está diseñado para mejorar la comprensión de la violencia familiar y disipa una serie de mitos sobre la violencia doméstica que pueden impedir justicia y poner en riesgo a las mujeres.

Si bien el libro, publicado por el Instituto Australiano de Administración Judicial, está dirigido a funcionarios judiciales, el capítulo sobre los malentendidos más comunes en este ámbito realmente debe ser una lectura obligatoria.

Se aclara que las víctimas de violencia domestica no siempre pueden 'simplemente salir' de una relación abusiva ,  la separación física no siempre detendrá la violencia y  los intentos de controlar a una pareja pueden ser tan graves como la violencia física.

Las mujeres raramente fabrican historias de abuso

Una evaluación de 2015 de las Enmiendas de Violencia Familiar de 2012 mostró que esta creencia persiste en algunas secciones de la comunidad, incluso entre los abogados, a pesar del hecho de que  las negaciones falsas ante acusaciones verdaderas son más comunes.

"Aunque existe una creencia generalizada en la comunidad de que las madres a menudo fabrican acusaciones para influir en los procedimientos de la ley familiar, la investigación hasta la fecha indica que es más probable que sean reacios a plantear denuncias por temor a que sus motivos sean cuestionados, y que hacer denuncias falsas es mucho menos común que el problema de víctimas genuinas que no denuncian los abusos, y las negativas falsas y la minimización por parte de los perpetradores ", dice el libro.

Dejar no siempre es posible

A pesar de querer dejar la relación las barreras que impiden a que las víctimas lo hagan incluyen la falta de recursos financieros, preocupaciones por el bienestar de los niños, familias y mascotas, discapacidad, falta de alternativas, de alojamiento seguro, sistemas de apoyo formal inadecuados, creencias religiosas y culturales y miedo a represalias por parte del perpetrador.

Irse es peligroso

Cuando una víctima supera las barreras y abandona realmente la relación , representa una amenaza directa a la capacidad de un perpetrador para mantener el control sobre la víctima.

"La investigación ha demostrado que uno de los momentos más peligrosos para una víctima es en los meses posteriores a la separación, cuando el perpetrador puede usar una variedad de tácticas para reafirmar el control sobre la víctima".

La Violencia domestica afecta a más mujeres que  a hombres

La investigación indica que, predominantemente, las mujeres son las víctimas y los hombres son los autores de esta forma de violencia.

"Una de cada seis mujeres australianas y uno de cada veinte hombres australianos experimentan violencia por parte de su pareja de sexo opuesto que cohabita. Una de cada cuatro mujeres australianas denuncia violencia por parte de una pareja con la que pueden o no haber vivido; y dos tercios de esas mujeres experimentan más de un episodio de abuso. En el 73% de los casos de homicidios femeninos, la pareja masculina actual o íntima es el perpetrador / infractor ".

La violencia doméstica no es 'causada' por el alcohol, las drogas o la presión financiera
La opinión de que la violencia doméstica y familiar se deriva de factores distintos a las motivaciones y conductas de un perpetrador puede disminuir el sentido de responsabilidad personal de un perpetrador.

"En muchas situaciones, la violencia ocurre en ausencia de estos factores. Del mismo modo, hay muchas situaciones donde estos factores están presentes y la violencia no ocurre ".

El control es una gran bandera roja

Históricamente, los tribunales han centrado las respuestas judiciales en incidentes separados de violencia física y la gravedad de esa violencia, sin tener en cuenta la historia y la dinámica de la relación abusiva.

Ahora se reconoce más ampliamente que la violencia familiar se puede caracterizar por una gama de comportamientos abusivos no físicos.

"El cambio legislativo ha ayudado a una comprensión más desarrollada de la naturaleza compleja de las conductas de violencia doméstica y familiar, y cómo puede operar con el tiempo para ejercer control no solo sobre la condición física y el ambiente sino también sobre su bienestar emocional, autoestima y sentido de identidad ".

Las historias de horror que todos hemos leído este año dejan claro que la violencia doméstica representa una amenaza fatal para las mujeres y los niños australianos . En muchos casos, lo peor ocurrió incluso cuando se había buscado ayuda y las banderas rojas estaban claras. 

Cualquier cosa y todo lo que protegerá a mujeres y niños de este horror es necesario. Este recurso leído por cada oficial de policía, juez y magistrado en el país no sería un mal lugar para comenzar.


Georgina es periodista, editora y defensora apasionada de la igualdad de género. Como ex abogada es comentarista regular de medios , orador público, MC y editora colaboradora de Women's Agenda.

sábado, 11 de agosto de 2018

LA INOCENCIA VULNERABLE  Y  LA IMPUNIDAD .- 

 


__________________________________________ Graciela Dora Jofré .

Hay una cristalización mental de la sociedad en cuanto a los niños,niñas, adolescentes : No se les cree si relatan hechos abusivos sexuales. 


Asi como se erige en un principio del proceso penal que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario . Debería privilegiarse la palabra de quien es "inocente" por sobre todos la victima :el niño,niña,adolescente.


“Creer” no “comprobar” su palabra como en los hechos sucede en todo delito cuya victima es un niño , niña o adolescente .


Sobre esa base esta cimentada la impunidad de las violaciones y abusos sexuales de niños ,niñas, adolescentes .

La sociedad en su conjunto tiene una idea de menosprecio a la palabra y a la veracidad de lo que estas víctimas relatan y se deja seducir por las máscaras sociales que ha sabido armar el agresor . 


Porque resulta “conveniente” al sistema el no creerles . 


Consumidores sexuales, pedófilos y explotadores sexuales deben seguir siendo impunes y amparándose en las sombras .


Y para este siniestro cometido es necesario desarticular todo intento de hacer valer el relato de las víctimas de violaciones , incestos y abusos sexuales 

Hay que desacreditar al niño,niña y adolescente y su relato. 

Y mas aun ¿ Cómo vamos a creer a ese niño, a esa niña, a ese/a adolescente si ademàs es pobre, si no tiene contención familiar , si su familia se encuentra en situación de vulnerabilidad social ? 


¿ Como un niño ,niña adolescente puede ser escuchado y respetado si en estos tiempos se privilegian los discursos intelectuales de alta complejidad y confusión, territorio donde se mueven como “pez en el agua” los perversos y los psicópatas.?


Por eso cuando se comience a creer en sus relatos, se respete su dignidad y su dolor , habrá menos impunidad , único camino para sanear la sociedad y su futuro, hoy desolador ..." 

                                                                                                                Graciela Dora Jofré
                                                                                                         22 de septiembre de 2013.-

domingo, 5 de agosto de 2018

“Él filmaba”

__________________ de  Graciela Dora Jofré (1)





                                                              pintura de  Margaret Keane

"... La madre de Gimena y Lucila * inicia en el Juzgado un pedido de protección contra el padre de las niñas y su ex pareja por amenazas y violencia de género, relatando antecedentes de denuncias penales por abuso sexual cuyas víctimas eran las dos niñas. Esta mujer se había mudado hacía unos meses con las niñas a Villa Gesell, donde había conseguido un trabajo estable y ellas se encontraban ya cursando sus estudios. Resuelvo inicialmente la fijación de una audiencia con las niñas. Eran dos niñas de corta edad, Gimena tenía 10 años y Lucila 5. Cuando tengo el encuentro con Gimena ella primero se mostraba muy callada y reacia a cualquier diálogo, logra decir que estaba cansada de contar, que ya lo había hecho muchas veces. Con sutileza, paciencia y ganando su confianza se va logrando que pueda relatar algo de lo vivido. Su padre, a quien llamaba por su nombre, David, un día con personas de su familia y amigos irrumpe en su casa cuando ella y su hermana estaban “tomando la leche” con su mamá y las “roba” (término que usa). Habla de un lugar donde el padre las llevaba, donde había otras personas, las hacia desnudar, las tocaba y menciona que un hombre tenía una cámara filmadora. Nos cuenta que ella todo eso ya se lo había contado a otro juez en el lugar donde antes vivían y que la había retado, le había dicho que era una mentirosa y que estaba fantaseando. Nos dice que las obligaban a ver a su padre en un lugar feo con otras personas, donde no podía estar su mamá, y que ellas lloraban porque no querían verlo pero no les hacían caso. Al finalizar de manera espontánea dice: “hace años que estamos pidiendo justicia, pero no nos dan bola, la policía no nos ayuda”. Después de escucharla a Gimena entra su hermana menor Lucila. Me sorprendo porque aunque tenía menos edad podía relatar lo vivido con mayor facilidad. Con su rostro serio nos pudo decir: “Él filmaba… el chico malo quería hacernos cosas feas, yo y mi hermana estábamos ahí, nos tocaban la cola… estaban los amigos de David y miraban”. Es en ese instante cuando ve que yo no estaba anotando nada de lo que me estaba diciendo,me mira muy seria y me dice: ¿no lo vas a anotar? ¿Lo recordás como yo lo recuerdo? Dicté la medida de protección judicial de restricción de acercamiento solicitada por la madre de las niñas. Otros jueces habían intervenido antes y habían forzado encuentros supervisados entre el padre y las niñas. En la causa penal se lo sobreseyó por falta de prueba. Sus actos de perversión relatados por ambas niñas no tuvieron consecuencias. El monstruo sigue acechando, está libre. ¿Quién en la Justicia le puede responder a Lucila su pregunta?: “¿Lo recordás como yo lo recuerdo?”.( Jofre,G.”NIÑAS Y NIÑOS EN LA JUSTICIA” Abuso sexual en la infancia, Buenos Aires 2016, Ed.Maipue pg.163)


*nombres de ficción.

(1) Juez de Paz Letrada de Villa Gesell, Buenos Aires,Argentina.