viernes, 17 de febrero de 2017

La justicia portuguesa, la violación, la víctima y su sexualidad. Entrevista a Isabel Ventura.

Traducido on line del portuguez al españos del articulo en idioma original portugués :



Fecha de
6 de febrero, 2017

entrevista
Isabel Freire

Isabel Ventura * es Socióloga, Doctorada en el año 2016 en la Universidad de Minho, con la tesis Medusa no Palácio da Justiça: imagens sobre mulheres, sexualidade e violência a partir dos discursos e práticas judiciais (APAV galardonado con el Premio a la Investigación). En esta entrevista con SPSC deja algunas conclusiones y recomendaciones, La necesidad de la investigación y su aplicación a una justicia que debe ser equilibrada en el respeto de los derechos humanos.  Que las víctimas que presentan la denuncia penal puedan beneficiarse con el apoyo (asesoría  y consultas psicológicas) de algunas ONG especializada. La prevención de la violencia sexual es urgente desde la infancia. Las familias y las escuelas tienen un papel importante. Actualmente las adolescentes aun pasan por la humillación de ser manoseadas por compañeros sin que las escuelas intervengan. Este es la señal de una trayectoria que permanece en nuestra sociedad. Un camino que enseña  que el cuerpo de las chicas no les pertenece a ellas,  que se puede tocar sin su consentimiento y sin amonestación institucional.
Sociedad Portuguesa de Sexología Clínica: - ¿Qué le diría a una víctima de violación que está viviendo el dilema de avanzar (o no) con un proceso en la justicia?


Isabel Ventura – El plazo legal para denunciar un crimen o presentar una denuncia penal es insuficiente para muchas víctimas  (particularmente  para aquellas que fueron agredidas por alguien conocido). Las víctimas se sienten culpables. Sienten miedo. Pueden tener ataques de pánico. Y presentar una denuncia implica compartir el acontecimiento con alguien que no conoce, en un entorno que puede ser sentido como hostil (una estación de policía o un tribunal no es lo mismo que un ambiente privado). Por esto yo diría que una ONG especializada en violencia sexual y direccionada para la víctima, puede proporcionar un apoyo crucial. Cuenta con espacios y técnica para escuchar a la víctima, puede informarle acerca de sus derechos (acceso a la anticoncepción de emergencia y / o fármacos antirretrovirales), sobre las posibilidades que le ofrece la ley, advirtiéndole la importancia de las pruebas forenses y - fundamentalmente – respetando sus tiempos.

SPSC - En su tesis cita el caso del tribunal portugués  -que  en el año 2000 - redujo la pena a un joven de 17 años de edad ( violador de una niña de 7 años),porque  la niña le había pedido que la lleve en su bicicleta . En la causa se da a la pequeña  la figura de la " Eva tentadora ", que puede ser encontrada en varios momentos de la historia portuguesa de la violación. El presente está todavía lleno de historias impactantes como esta?

IV – Se verifica en los juicios de delitos que afectan a menores, un avance positivo, condicionado por los cambios legislativos, la renovación del poder judicial y por el conocimiento que la sociedad ha adquirido acerca de esta cuestión.  Gradualmente estos/as niños/as dejan de ser considerados/as como pequeños/as adultos/as. Sin embargo, esto no quiere decir que no haya ejemplos de casos en los que se describen a las menores como "casi adultas", casos en que se desvaloriza la violencia del crimen o sus consecuencias para las víctimas, casos donde la sexualidad de los/as es vista de manera diferente dependiendo de si son niños o niñas. Hay un juicio (2007) que cuenta la historia de un niño de trece años, violado por un hombre. El tribunal mitigo la pena al delincuente,  indicando que la víctima ya había despertado a la pubertad, y que como era "capaz de tener una erección" estaba habilitado para tener "actos relacionados con la sexualidad, que dependían de su voluntad."

SPSC - El argumento de que la víctima de violación se expuso demasiado (usando ropa provocativa y / o teniendo comportamientos poco recatados) todavía se escucha en los procesos judiciales portugueses?

IV - La idea del crimen precipitado por la víctima, o la evaluación del grado de contribución de la víctima para el crimen, permanece entre nosotros, de manera más o menos declarada. Los tribunales no están aislados de la sociedad. Ellos no son inmunes a tener creencias personales o estereotipos asociados a los delitos sexuales. Persiste la idea de que la violencia sexual resulta de motivaciones sexuales,  teniendo como consecuencia que la sexualidad de los delincuentes (en su mayoría hombres) sea vista como predatoria, casi incontrolable. La frase "un hombre no es de hierro" ilustra bien esta idea.  Idea que se articula con otra, que a  las mujeres les gusta ser provocativas, prometiendo "favores sexuales" a los hombres, para después hacerse las difíciles. "Esta historia está mal contada" es otra frase que ilustra bien  la idea de que las víctimas no han revelado todo lo que aconteció, lanzando la sospecha que la víctima hizo algo antes del ataque que desencadenó la violencia. Estas ideas son anacrónicas, pero aún están presentes en nuestra sociedad. Adicionalmente, estas ideas también están relacionadas con la "víctima inocente" o "víctima perfecta" y que se refiere a su comportamiento antes, durante y después del ataque. El comportamiento de la víctima y su reacción ante el ataque es  objetivo de un intenso escrutinio en el tribunal. Se exige a las víctimas que resistan, a pesar que la resistencia no forma parte del tipo legal de la violación en el Código Penal. Cuando la víctima no estuvo en condiciones de hacerlo, el crimen tiene otra designacion, se lo llama "abuso sexual de persona incapaz de resistencia."

Son comunes los argumentos judiciales que sustentan la veracidad del testimonio de la víctima, basados precisamente en su capacidad de expresión emotiva (ruborización, los movimientos de sus manos, el llanto, los balbuceos y otros), un tipo de performance del trauma.

SPSC - Verificó que la justicia desconfía frecuentemente de las mujeres que no se resistieron al agresor, de las que no exteriorizan l trauma de la violación, de las que se mantienen en su funcionalidad social. Parecen guiones muy bien definidos ... las mujeres tienen la fuerza física para resistir el momento, y se rompen emocional y socialmente después de la violación. Se espera que ellas sean muy fuerte por un lado, muy frágiles por otro otro ...

IV- La capacidad de expresión emocional de las víctimas es enaltecida en los discursos judiciales  y fundamentalmente es clave  en la evaluación de la víctima. Las imágenes asociadas a la "verdadera víctima " se aproximan a alguien  que necesariamente se muestra perturbado/a siempre que cuenta el episodio traumático. Para el sentido común parece imposible ser víctima sin llorar, gritar o mostrar emociones. Todas las características asociadas con el estereotipo femenino. Son comunes los argumentos judiciales que sustentan la veracidad de la declaración de la víctima, basados precisamente en su capacidad de expresión emotiva (rubor, los movimientos de manos, llanto, balbuceos y otros), una especie de performance del trauma.

Cuando se está en una posición analítica crítica analítica del discurso es fácil identificar estas profundas contradicciones profundamente enraizadas en lo social que atribuyen a la mujer el deber de resistir (incluso en situaciones donde no hay violencia, so pena de ser etiquetada como "fácil"), al mismo tiempo que se espera que defiendan su honra sexual. Parece anacrónico hablar de honra sexual en los tiempos que corren - que se afirman plenos de igualdad en materia de libertad sexual  - pero la verdad es que existe (y esta bien vivo) el preconcepto sobre las mujeres que afirman libremente una sexualidad sin lazos de afecto o con múltiples parejas. También hay una serie de estereotipos asociados con el “acusado inocente " el que se indigna, el que no se calla frente a una acusación de esas, en caso de ser falsa.

SPSC - afirma en su tesis que las narrativas judiciales están  a menudo cargadas de discursos erotizados, transformando actos no consentidos y violentos en actos puestos como románticos e incluso como deseados. ¿Cómo es que esto acontece? ¿ Cómo se explica esto?

IV - Los discursos judiciales de violación (y violencia sexual) son el resultado de una importación del lenguaje médico, que se acerca a la pornografía, al describir grandes planos de genitalidad, particularmente femenina. El tribunal cuenta la historia del falo penetrador en cuanto describe con gran detalle el cuerpo seccionado y penetrado, teniendo como  efecto de reducir a las víctimas a las partes tocadas  por el otro.

 Una de las hipótesis para la permanencia de este tipo de narrativa en las sentencias judiciales es la larga tradición de descripciones detalladas y próximas a la pornografía, que la jurisprudencia portuguesa dejo como herencia. Otra podría ser el recelo por la ineficacia legal en la supresión de tales descripciones; es decir, que los tribunales de apelación consideran insuficiente la mera mención a "copula oral, anal o vaginal" o de otro tipo que se describe en la ley. Cabe señalar, sin embargo, que esto no es una idiosincrasia portuguesa, siendo observado en otros países (EE.UU., Canadá, Reino Unido o).  Sue Lees, una autora Inglesa, dice que durante el siglo XIX, las transcripciones de los juzgamientos eran vendidas como literatura erótica.

SPSC - Refiere que los discursos judiciales sobre violación crean escalas de gravedad de los actos sexuales. Qué actos más o menos gravosos no contextualizan un crimen sexual?

IV - Los actos de penetración son los mas gravosos, sobre todos los actos penetrativos peneanos en la vagina. Basta pensar que el concepto de “cópula” se ciñe a penetración peneana de la vagina. Legalmente, las otras penetraciones son designadas como coito. De hecho, durante siglos las prácticas penetrativas sin potencialidad reproductiva eran llamadas "actos aberrantes o contra natura". Esta terminología apenas es abandonada a partir del año 1990, cuando el crimen de violación integra estas prácticas (en 1995, el sexo anal y desde 2007, la penetración oral).

A pesar de la desvalorización de los actos penetrativos,  sin pene, nada descorre la ley, es notoria la interiorización de esta escala jerarquica, ya sea en las decisiones de los tribunales o a través de las entrevistas que realicé a los magistrados/ as.

SPSC - considera que la justicia portuguesa, además de "trivializar" y "neutralizar" la violencia impuesta a las víctimas, también las hostiliza en el proceso judicial. ¿Cómo?

IV – La hostilidad resulta de un conjunto de procedimientos judiciales que no están direccionados a las necesidades de las víctimas, que dependen de la buena voluntad individual de los que las atienden. La mejoría en los procedimientos penales tienen que equilibrar las necesidades de la investigación, la prevención y la aplicación de justicia, como los derechos humanos. Las víctimas relatan su disconformidad por tener que ser oídas diversas veces, por tener que someterse a exámenes incómodos e invasivos, por tener que cruzarse con los agresores o con sus familias y / o amigos /as en los espacios de los tribunales.
La cuestión espacial es importante. Por un lado, las salas de audiencias son  arquitectónicamente intimidantes, y por el otro, si al acusado no se lo retira de la sala, las víctimas pueden estar sentadas a pocos centímetros de los que las agredieron. Otra cuestión importante es la falta de información y el desconocimiento del progreso del proceso o de los procedimientos judiciales. A menos que se constituya una asistencia, y de alguna forma tenga un / a abogado / a, las víctimas tienen el papel de testigos en el proceso. Y, contrariamente al agresor, que tiene acceso a un defensor que lo asiste durante el proceso, las víctimas están sólas. Apenas pueden contar con la buena voluntad de los / las oficiales de justicia u otros agentes judiciales con quienes contacten. Existe una enorme asimetría entre los derechos garantidos al acusado y el papel al cual se remite a la víctima. Finalmente, otro aspecto fundamental: una investigación demora tiempo, los tribunales dependen de otras instituciones para investigar. Para una víctima, ir a juicio uno o dos años después de la realización de los hechos, puede ser mucho tiempo.

SPSC – Apela a la creación de tribunales especializados en delitos violentos, que aseguren espacios físicos diferentes para las víctimas y los ofensores / as con equipos interdisciplinarios de apoyo a las víctimas, agresores /as y a funcionarios judiciales. Estamos muy lejos de esto?

IV - Nuestros tribunales no están pensados con esa lógica. Hubo, sin embargo, en los últimos años, un esfuerzo por proporcionar mayor confort y sensación de seguridad a las víctimas (en especial a menores de edad), previendo la toma de declaraciones para la memoria futura, retirando al acusado de la sala, dando la posibilidad a la víctima  de prestar declaración acompañada . Sin embargo, el uso de estas medidas, excepto en los casos con menores de edad, es opcional, y depende del tribunal. Adicionalmente, estas iniciativas, que se crean precisamente porque existe conciencia de la potencialidad revictimizante del proceso revitimizadora, pueden ser presentes envenenados. Los tribunales de primera instancia sobrevaloran el principio de inmediatez, esto es, la posibilidad de observar, evaluar e inquirir a las víctimas directamente. Por eso, frecuentemente prefieren a llamar a la víctima, aun cuando  hay declaraciones para la memoria futura.  Además de eso, esas declaraciones pueden haber sido hechas en una face precoz del proceso, y haber por eso preguntas importantes para hacer.


SPSC – Defiende en su trabajo las escuelas de promoción de la igualdad de género y de censura de la violencia sexual - algo que debería involucrar a los Ministerios de Educación, Justicia y Administración Interna. Este debería ser un “ítem” prioritario de la educación sexual en las escuelas?

IV - La violencia sexual es un tema tabú en Portugal. No se discute en el espacio público. Se les debe enseñar a los niños que tienen  derecho sobre su cuerpo y a desenvolverse en su sexualidad sin la imposición o coacción de terceros; en el fondo, que los/as  otros /as  no pueden tocar su cuerpo sin ser previamente autorizados / as, y no pueden ser forzados a tocar cuerpos de terceros. Por lo que sé, las adolescentes aun pasan por la humillación de ser manoseadas por compañeros  con la inacción de las escuelas, que las dejan entregadas a su  propia acción en el manejo de un problema que no es un asunto individual. Es el inicio de una trayectoria que enseña que el cuerpo de las chicas en realidad no les pertenece verdaderamente, toda vez que puede ser tocado, manoseado, pellizcado por desconocidos sin su consentimiento y sin reprensión por parte de las escuelas. Es así, en las escuelas,  en las calles y es así en Internet, donde circulan imágenes  frecuentemente subidas por sus propios enamorados y que las divulgan cuando el enamoramiento termina.

Las familias deben tener acceso a la formación y las herramientas para enseñar desde la mas tierna edad, el consentimiento y la importancia de los "secretos". Frecuentemente por motivos de cordialidad social se obliga a los niños a cumplimentar a adultos u a otros niños.

Los niños no deben ser forzados a dar besos o a abrazar a otras personas si no lo desean. 


*Isabel Ventura es Socióloga, investigadora, miembro de la Dirección de la Asociación Portuguesa de Estudios sobre la Mujer , y experta nacional en el Observatorio de la Violencia contra la Mujer en el Lobby Europeo de Mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario